• Análisis
  • Bulgaria vuelve a estar en “punto muerto” tras sus cuartas elecciones en tan solo 18 meses

  • Por Georgi Pirinski | 27 Oct 22 | Posted under: Bulgaria , Elecciones
  • Georgi Pirinski analiza las elecciones parlamentarias celebradas en Bulgaria a principios de octubre, cómo afecta su resultado a cuestiones centrales como la superación de la corrupción y la posición de Bulgaria en la guerra de Ucrania, y qué consecuencias puede sacar la izquierda búlgara de los comicios.

    Resultados y cambios

    El 2 de octubre, los búlgaros votaron en las elecciones parlamentarias por cuarta vez en 18 meses. Las elecciones anticipadas se convocaron tras la caída del Gobierno de Kiril Petkov, una coalición de cuatro partidos (PP, BSP, ITN y Bulgaria Democrática). Se trata de las terceras elecciones parlamentarias anticipadas desde 2021, una situación sin precedentes en la historia de Bulgaria, siendo las anteriores las de abril, julio y noviembre de 2021. La participación cayó a un mínimo histórico del 39,4%, y los siguientes siete partidos participantes fueron los que entraron en el Parlamento (porcentajes de votos emitidos y escaños obtenidos):

    GERB

    (“Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria”/SDS)

    23.36 %

    67

    PP

    (“Seguimos con el cambio”)

    20.20 %

    53

    DPS

    (“Movimiento por los derechos y libertades”)

    13.71 %

    36

    “Vazrazhdane”

    (“Renacimiento”)

    27.00 %

    27

    BSP

    (Partido Socialista Búlgaro)

    9.31 %

    25

    DB

    (“Bulgaria Democrática” coalición)

    7.45 %

    20

    BV

    (“Ascenso Búlgaro”)

    4.63 %

    12

    Total:    

    88.85 %

    240

    *El 11,15% restante de los votos fue a parar a los otros 23 partidos participantes que no alcanzaron la barrera del 4% (entre ellos ITN, el partido "Hay un pueblo" del showman Slavi Trifonov, que había destacado en las dos legislaturas anteriores de corta duración), más un 3,3% que optó por votar "no apoyo a nadie".

    El GERB, encabezado por el ex primer ministro Boiko Borisov, quedó en primer lugar, superando las acusaciones de corrupción generalizada que recibió mientras estuvo en el poder durante doce años (hasta 2020), que habían provocado protestas masivas en el verano de ese año. Sin embargo, sólo obtuvo 67 escaños, muy lejos de los 121 necesarios para una mayoría de gobierno. El PP, el movimiento convertido en partido que había surgido de las protestas contra el GERB, descendió al segundo puesto, ya que esta vez la mayoría de los votantes se decantó por una aparente estabilidad en lugar de por la lucha contra la corrupción, tras sentirse decepcionados por la trayectoria del gabinete saliente (encabezado por el PP). Tras ganar las anteriores elecciones del 14 de noviembre de 2021, el PP, dirigido por dos licenciados de Harvard, Kiril Petkov como primer ministro y Asen Vasilev como ministro de Economía, había formado un gabinete con otros tres socios bastante diversos -el populista ITN, el centro-derecha DB y el izquierdista BSP- con grandes esperanzas de un gobierno “limpio” y expectativas de lograr un crecimiento económico dinámico. Sin embargo, se desmoronó tras sólo seis meses, lo que llevó a las elecciones anticipadas del pasado 2 de octubre.Otros dos partidos que han obtenido escaños, "Vazrazhdane" y BV, representan otra serie de cambios. El primero de ellos, un partido nacionalista duro, contrario a la OTAN y a la pertenencia a la UE, ha duplicado su apoyo. Ha rechazado cualquier coalición con otros partidos en el nuevo Parlamento. El segundo, BV, es un nuevo partido que entra en el Parlamento por primera vez y que también da prioridad al "interés nacional búlgaro", aunque afirma que está dispuesto a hablar con todos los partidos.

    Temas y estrategias

    Un tema central, tanto antes como después de las elecciones, es el de superar la corrupción y garantizar un poder judicial que funcione, capaz de perseguir y condenar a los altos cargos corruptos. Gran parte de los debates pre-electorales tuvieron que ver con la reforma judicial, y los distintos participantes intercambiaron acusaciones sobre la falta de medidas que deberían haberse tomado hace tiempo.

    A pesar de haber ganado las elecciones, el GERB sigue siendo considerado "tóxico" por su pasado de abuso de poder, por lo que el PP se niega rotundamente a colaborar con él. A esta posición se han unido sus antiguos socios DB y el BSP. El tercer partido en el Parlamento, el DPS, de mayoría étnica turca, también se considera que ha estado informalmente en asociación con el GERB y, por tanto, no es bienvenido como posible socio en una nueva coalición de gobierno.

    Otro asunto que causó gran división fue el relativo al levantamiento del veto de Bulgaria para el inicio de las negociaciones de adhesión de la República de Macedonia del Norte a la UE, motivado por la negativa de Macedonia a reconocer la existencia de una parte de su población de etnia búlgara (y a proteger sus derechos humanos), además de un discurso de odio generalizado contra Bulgaria. Muchos consideraron que el PP estaba demasiado dispuesto a aceptar la llamada “fórmula de compromiso” de la Presidencia francesa, considerada por algunos sectores de la sociedad como una venta de las principales prioridades de la identidad nacional búlgara.

    Otra cuestión muy controvertida fue la posición de Bulgaria respecto a la guerra de Ucrania. Bulgaria aceptó a decenas de miles de refugiados ucranianos y declaró su apoyo a Ucrania en el conflicto, pero se abstuvo de enviar armas, ya que la sociedad búlgara estaba muy dividida sobre si debía hacerlo. Se consideró que el PP se precipitó al rechazar la conversión en rublos de los pagos de los suministros de gas de Gazprom, lo que convirtió a Bulgaria en uno de los dos primeros países a los que se les cortó el suministro. El desalojo de 70 diplomáticos rusos y su personal también fue visto por muchos de forma similar.

    Además, el papel del Presidente Radev (reelegido en noviembre de 2021 para un segundo mandato de cinco años) fue y sigue siendo otra cuestión polémica. En el transcurso de 2021-2022, el Presidente, actuando en cumplimiento de la Constitución, tuvo que nombrar tres gabinetes provisionales sucesivos, cada uno de ellos con un mandato de dos meses que se prolongaba hasta el tercer mes de gobierno, antes de que el nuevo Parlamento pudiera elegir un gobierno. En el último año y medio, esto fue necesario dos veces en 2021, debido a que los dos parlamentos efímeros no lograron formar coaliciones de gobierno, y por tercera vez este año, tras la desintegración de la coalición cuatripartita en la última Asamblea, a finales de julio.

    El PP, junto con el DB y el BSP (algo sorprendente en el caso del BSP, ya que Radev había sido inicialmente su candidato a la presidencia allá por 2016) han denunciado que a través de estos gabinetes provisionales de su confección el presidente Radev ha estado ejerciendo una influencia indebida sobre el proceso político al ser abiertamente crítico con la trayectoria de su gobierno y favorecer indirectamente los nombramientos y decisiones clave del ejecutivo.

    Mientras tanto, a lo largo de la campaña pre-electoral, los ciudadanos tuvieron la sensación de que los partidos estaban enfrascados en la politiquería y alejados de las cuestiones candentes a las que se enfrentan los ciudadanos sobre cómo llegar a fin de mes, con la luz a precios desorbitados y teniendo que pagar a mayor precio la calefacción, la electricidad y los alimentos. El resultado ha sido una desvinculación de la política representativa respecto a las preocupaciones de los ciudadanos, lo que ha provocado un colapso casi total de la confianza en las elecciones, las instituciones y el proceso político democrático en general. Un ejemplo fue la propuesta presentada por ITN en el curso de la campaña electoral: celebrar un referéndum sobre la cuestión de si Bulgaria debería convertirse en una república presidencialista en lugar de seguir siendo una república parlamentaria.

    Todo este conjunto de cuestiones y desafíos llegará a su punto álgido el 19 de octubre, fecha fijada por decreto presidencial para la primera sesión del Parlamento recién elegido, lo que expone una vez más a Radev a las acusaciones de quienes le critican de haber prolongado indebidamente el tiempo después del 2 de octubre para hacerlo. En este momento, las posibilidades de formar un gobierno parecen bastante escasas, y las perspectivas de otras elecciones anticipadas a principios de 2023 parecen cada vez más probables.

    La izquierda

    Su principal representante, el partido socialista búlgaro, ha sufrido un nuevo y humillante retroceso, cayendo al quinto puesto con menos del 10 por ciento de los votos, a pesar del esfuerzo de la dirección por presentar el historial del partido en el gobierno como fuertemente orientado a lo social y a la paz. De este modo, el partido ha pasado de ser uno de los dos principales partidos políticos del país a su actual nivel, el más bajo, debido a que se le consideraba parte del statu quo mientras el GERB estaba en el poder. Por ello, ha emprendido una reorientación hacia una línea de "valores familiares y nacionales tradicionales" en un intento infructuoso de competir con formaciones abiertamente nacionalistas. Por último, pero no menos importante, lanzó una campaña interna del partido para deshacerse de "los enemigos internos".

    Varias formaciones de centro-izquierda participaron en las elecciones con poco éxito, lo que refleja la fragmentación y la desorganización entre el espectro de la sociedad de izquierdas. Con el fracaso del BSP en su papel de polo de izquierda fuerte, la cuestión de la representación adecuada de los ciudadanos de izquierdas ha adquirido una nueva urgencia a la luz de las crecientes agitaciones nacionalistas y antidemocráticas. 


Related articles