• Opinión
  • Avance de la izquierda radical noruega

  • Por Ellen Engelstad | 16 Sep 21 | Posted under: Noruega , Elecciones
  • Labour will lead new government with a clear mandate for change.

    En las elecciones parlamentarias celebradas en Noruega el lunes 13 de septiembre de 2021, el país dio un importante giro hacia la izquierda, ya que los candidatos de la izquierda del espectro político obtuvieron 100 de un total de 169 escaños en el Parlamento. No está claro quién formará gobierno, pero es probable que sea una coalición mayoritaria que reúna al Partido Laborista (Ap), al Partido de Centro (Sp) y al Partido de la Izquierda Socialista (SV), o una coalición minoritaria formada sólo por los dos primeros partidos. Otra posibilidad es que los laboristas formen un gobierno minoritario en solitario, con el apoyo de la izquierda, es decir, algo similar a lo que ocurre en Dinamarca.

    La mayor novedad es el avance de la izquierda radical con el Partido Rojo (R), que se ha convertido en el primer partido de nueva creación en la historia de Noruega en superar el umbral del 4 por ciento necesario para garantizar la representación parlamentaria. El Partido Laborista se recuperó de los malos resultados de la primavera y se consolidó como el mayor partido de Noruega, aunque su porcentaje de votos fue un punto porcentual inferior al de las elecciones anteriores, celebradas cuatro años antes. El Partido de Centro, que hizo una campaña contra las impopulares reformas centralizadoras, fue el que más aumentó su porcentaje de votos. El Partido Socialista de Izquierda también hizo una buena campaña, aumentando su apoyo en 1,6 puntos porcentuales. Aunque menos de lo que pronosticaban las principales encuestas de opinión, se trata de un resultado decente.

    Durante los últimos ocho años, de 2013 a 2021, Noruega ha sido gobernada por una coalición de cuatro partidos de derecha. Aunque la composición exacta del gobierno ha variado en ese tiempo, siendo los grandes partidos de derecha el Partido Conservador (H) y el Partido del Progreso (FrP), de extrema derecha y anti-migración, y los pequeños el Partido Demócrata Cristiano (KrF) y el Partido Liberal (V). Estos dos últimos, al igual que el Partido de Centro, han intentado enmarcarse como partidos de centro político, sin pertenecer ni a la izquierda ni a la derecha. Sin embargo, en los últimos tiempos se han visto cada vez más obligados a decantarse por uno u otro bando para poder influir en el gobierno noruego. El Partido Verde también ha insistido anteriormente en que no
    pertenecen a un solo bando político, pero en estas elecciones los Verdes indicaron que el líder laborista era su primer ministro preferido, alegando que el gobierno de derechas había hecho poco para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero de Noruega o para proteger el medio ambiente.

    Así, el bloque político de izquierdas está formado por cinco partidos: tres grandes (Ap, Sp y SV), que probablemente formarán el nuevo gobierno, y dos pequeños (R y MDG). Sin embargo, cuando se conocieron los resultados de la noche electoral del 13 de septiembre, la batalla política terminó con la anulación mutua de la izquierda y la derecha, ya que el Partido Rojo y el Partido Liberal superaron el umbral, obteniendo ocho escaños cada uno, mientras que el Partido Verde (de la izquierda) y el Partido Demócrata Cristiano (de la derecha) quedaron por debajo, obteniendo sólo tres cada uno.

    Levantamiento rural

    Desde hace tiempo se esperaba que Noruega se desplazara hacia la izquierda en estas elecciones. El gobierno de derechas se había vuelto cada vez más impopular, siendo criticado por reducir los impuestos a los ricos mientras hacía recortes en el bienestar y el sector público. Una importante reforma redujo el número de condados en Noruega de 19 a 11, así como el número de municipios. Se alegó que esta reforma haría que el gobierno local fuera más eficaz y robusto, pero provocó tal indignación que ahora el número de condados podría aumentar de nuevo, ya que el Partido de Centro ha prometido revertir todas las fusiones forzosas entre los entes municipales.

    Las protestas están asociadas a un descontento más amplio entre la población del campo, y el conflicto entre los centros urbanos y la periferia (es decir, el resto del país) fue uno de los temas principales de las elecciones. Noruega tiene una gran extensión geográfica, pero sólo cuenta con unos cinco millones de ciudadanos. Por lo tanto, la tendencia a la centralización y el traslado de la gente a las grandes ciudades es un asunto que se toma en serio por la mayoría de la población y se ve como una señal de que el país está perdiendo algo importante. Sin embargo, esta tendencia es persistente, y la preocupación por, sobre todo, los hospitales y las comisarías de policía de los distritos noruegos ha provocado una fuerte oposición. Un movimiento social surgido en los últimos años es la guerrilla bunad, un grupo de mujeres con trajes populares tradicionales (bunad) que protestan contra el cierre de las clínicas de maternidad de los distritos, lo que hace que las mujeres tengan que hacer largos viajes para dar a luz. En Oslo también ha habido importantes manifestaciones contra el plan de la derecha de cerrar el mayor hospital de la ciudad y sustituirlo por uno nuevo que muchos temen que sea demasiado pequeño para la población de la capital.

    El auge de la periferia provocó un aumento del apoyo al Partido de Centro, que, más que ninguno de sus rivales, ha canalizado este descontento. A principios de 2021, sus cifras en las encuestas estaban a la par con las del Partido Laborista, en torno al 20%, con muchos votantes procedentes de la derecha. Sin embargo, al haber recogido un número tan grande de votantes insatisfechos de la derecha y el centro, el partido comenzó a distanciarse de la izquierda, afirmando que no querían gobernar con el Partido de la Izquierda Socialista (como habían hecho entre 2005 y 2013) y entablando una pelea con el Partido Verde respecto a las políticas climáticas. Por lo tanto, parecían intentar ampliar demasiado su atractivo, dado que muchos de los votantes del partido sentían una insatisfacción general con el gobierno de derechas y querían un cambio real. Al final, el Partido de Centro obtuvo el 13,5% de los votos, presentando el desarrollo de las zonas rurales como una de sus principales reivindicaciones, una visión que también comparten los laboristas y la izquierda en general.

    ¿El cambio climático se hunde?

    Otro tema importante en la campaña fue el cambio climático, dado que Noruega es un gran exportador de petróleo y gas. El debate se intensificó después de que Naciones Unidas publicara su nuevo informe sobre el clima el 9 de agosto y el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, declarara el "código rojo" para la humanidad. Cada vez hay más consenso en que lo que a veces se llama el "cuento de hadas del petróleo noruego" se acabará pronto, aunque las opiniones difieren en cuanto a si esto se producirá por una transición planificada en la que el país dejará de perforar en busca de petróleo, o por una rápida caída de la demanda en los mercados. Cuatro partidos se consideraron "partidos preocupados por el clima" (SV, R, ODM y V), y la cuestión del clima explica probablemente que el Partido Liberal haya conseguido superar el umbral.

    Sin embargo, el hecho de que el Partido Verde no consiguiera alcanzar el umbral dio lugar a un debate sobre la menor importancia del clima para los votantes que la imagen pintada por los medios de comunicación. Los críticos afirman que esto demuestra que, dada su relativa riqueza y alto nivel de vida, los noruegos no están dispuestos a enfrentarse a la realidad climática y a renunciar a algunas de las comodidades y conveniencias de la vida moderna. Otros dirán que el Partido Verde fue demasiado radical e intransigente, dando una impresión excesiva de ser de "clase media urbana" y adoptando una actitud de "soy más coherente y ecologista que tú" que ahuyentó a muchos votantes. Todos los partidos, excepto la extrema derecha, afirman también que se preocupan por el cambio climático y el medio ambiente, por lo que podría ser que los votantes que se fijan en esas cuestiones optaran por otros partidos distintos de los Verdes, especialmente los dos de la izquierda dura. El Partido Socialista de Izquierda y el Partido Rojo también plantearon el cambio climático en sus campañas, defendiendo las industrias verdes y una transición justa que haga pagar el precio más alto a los mayores contaminantes. En el otro extremo del espectro político, el FrP, de extrema derecha, trató de defender la producción noruega de petróleo y de acercarse a los trabajadores que temían perder sus puestos de trabajo, pero no sirvió de mucho, ya que su porcentaje de votos siguió la tendencia a la baja de las elecciones anteriores, cayendo hasta el 11,6%.

    ¿Dos partidos de izquierda radical, o uno?

    En los últimos dos años se ha hablado de una colaboración electoral -incluso de una fusión- entre el Partido Socialista de Izquierda y el Partido Rojo, ambos pertenecientes a la izquierda “dura”. El Partido Comunista de los Trabajadores (AKP) y la Alianza Electoral Roja (RV) se unieron, formando equipo con el partido juvenil Juventud Roja (RU) del AKP y con independientes, para crear el Partido Rojo en 2007. De hecho, RV había sido originalmente la cara electoral del AKP, pero había estado operando como partido independiente desde 1991.

    En ese momento, el Partido Socialista de Izquierda había sido un socio menor en un gobierno con los laboristas y el Partido de Centro durante dos años. Muchos en la izquierda estaban decepcionados con un gobierno que parecía continuar con las reformas neoliberales y se negaba a subir los impuestos a los ricos. Además, abrió el Mar de Barents a las perforaciones de petróleo y gas y más tarde se unió a la guerra liderada por la OTAN en Libia. Tras ocho años en el gobierno, SV fue castigado por sus votantes en 2013 y superó el umbral con un 4,1%. Después de eso, el partido dio un importante giro a la izquierda bajo su nuevo líder, Audun Lysbakken, y reconstruyó lentamente la confianza de su base electoral. Sin embargo, este giro a la izquierda también significó que los dos partidos de izquierda “dura” acabaron convergiendo cada vez más en su voto en el Parlamento y coincidiendo en la mayoría de los temas, lo que llevó a un mayor clamor por una colaboración más estrecha. Sin embargo, esto no se materializó en las elecciones de septiembre de 2021, lo que en realidad podría haber sido lo mejor, ya que dicha colaboración, además de enviar potencialmente una señal a los votantes de que los partidos estaban dispuestos a forjar un fuerte bloque de izquierda noruego que aspirara al poder, podría haber ahuyentado a algunos votantes, ya que los dos partidos atraen a electorados bastante diferentes. El Partido Rojo, por ejemplo, sigue siendo rechazado por algunos debido a su pasado comunista, una actitud que, sin embargo, está más extendida entre las generaciones mayores.

    Sin embargo, quizá sea más significativo el hecho de que el Partido Socialista de Izquierda se dirija en particular a las mujeres del sector público, como las profesoras y las trabajadoras de la sanidad, mientras que el Partido Rojo ha seguido su estrategia a largo plazo de situar el trabajo y la economía en el centro de su política. Ello ha permitido captar a los votantes descontentos de los laboristas y aumentar su voto entre las personas con bajos ingresos y con niveles de educación menos elevados. El Partido Socialista de Izquierda también está interesado en entrar en un gobierno y tener sus propios ministros, apelando así a los votantes que desearían ver a su partido ocupando puestos de responsabilidad, mientras que el Partido Rojo, según su nivel de apoyo, no tiene ningún deseo de entrar en el gobierno. En cambio, prefieren impulsar reformas radicales desde los escaños parlamentarios, apelando así posiblemente a otros votantes, es decir, a los que no quieren ver "comprometido" el radicalismo de su partido.

    Hay mucho en juego

    Las elecciones en Noruega suponen un claro mandato de los votantes para un movimiento hacia la izquierda, lejos de la centralización, la desigualdad y los recortes en el bienestar y las ayudas sociales, y para que los partidos políticos cumplan con las reformas sociales. Una de las reformas que la izquierda propuso durante la campaña electoral fue la atención dental gratuita, ya que en la actualidad queda fuera del sistema de sanidad pública gratuita. También se reclamaron nuevas infraestructuras en todo el país (lo que se demostró, por ejemplo, con la obtención de representación parlamentaria por parte de una lista de candidatos que exigía un hospital en la ciudad de Alta, en el extremo norte del país), subidas de impuestos para los ricos y ayudas estatales para el desarrollo de nuevas industrias ecológicas. El Partido Laborista también ha dado un giro decisivo hacia la izquierda, al menos en comparación con su apogeo neoliberal de hace 20 años, y de hecho no habrían obtenido tan buenos resultados en estas elecciones si no lo hubieran hecho.

    La cuestión sigue siendo cuán significativo es su movimiento hacia la izquierda y si pueden cumplir las enormes expectativas depositadas en ellos tras ocho años de gobierno de la derecha y de creciente disenso. Una de las preocupaciones es que la derecha siempre recorta los impuestos a los ricos y luego el Partido Laborista es reacio a volver a subirlos. El partido ha dicho que aumentará algunos impuestos y gravámenes, al tiempo que recortará otros, dejando los ingresos fiscales generales en sus niveles actuales. Esto es preocupante, ya que las reformas sociales y el fortalecimiento del Estado del bienestar cuestan dinero y deben financiarse de alguna manera, y el Partido Socialista de Izquierda y el Partido Rojo sostienen que la financiación debe provenir de los más pudientes.

    Otro motivo de preocupación es el Partido de Centro, que no sólo tiene muchas políticas astutas para los trabajadores y los distritos, sino también un número importante de miembros con tendencias más derechistas. El mayor reto para este partido puede ser su resistencia a hacer mucho por el cambio climático. Su líder adjunto, Ola Borten Moe, ha invertido el equivalente a más de un millón de dólares estadounidenses en empresas petroleras, y el partido se opone a las tasas sobre las emisiones con el pretexto de que esto afectaría desproporcionadamente a los habitantes de las zonas rurales que dependen de sus coches para recorrer largas distancias. Por supuesto, esto es cierto en el caso de las tasas planas, pero podría resolverse con mecanismos como un sistema de "tasas y dividendos del carbono". El Partido del Centro es también el partido tradicional de los terratenientes, y tiende a oponerse a las regulaciones medioambientales sobre el uso de la tierra y quiere erradicar los mamíferos depredadores, como los lobos, algo que la izquierda encuentra desagradable.

    En definitiva, las elecciones representan una gran oportunidad para la izquierda, si es que saben aprovecharla. El hecho de que la izquierda radical se haya convertido en una fuerza tan importante y que el Partido Rojo cuente con una agrupación significativa en el Parlamento que está preparada para recoger a los votantes descontentos si el gobierno no cumple, es un motivo de verdadera esperanza. Las expectativas son altas, lo que significa que puede haber un precio muy alto que pagar si los laboristas no logran aprovechar esta oportunidad. La extrema derecha tuvo poco que decir en una campaña en la que la inmigración estuvo fuera de la agenda y la política de clases jugó un papel dominante. Esperemos que siga siendo así.

    Publicado originalmente en la página web de la Fundación Rosa-Luxemburgo (versión completa).


Related articles