• Elecciones parlamentarias en Eslovenia
  • Una derecha cada vez más xenófoba, un centro fragmentado y una creciente izquierda

  • Por Nejc Slukan | 13 Jun 18 | Posted under: Central and Eastern Europe , Eslovenia , Elections
  • El resultado de las recientes elecciones eslovenas muestra un panorama político fragmentado, un aumento preocupante del apoyo al populismo de derecha y, afortunadamente, un avance electoral para el partido Levica de izquierda que ha fortalecido su posición y ha mejorado su espacio de maniobras.

    El 3 de junio, Eslovenia se fue a las urnas para elegir un nuevo parlamento. La votación tuvo lugar aproximadamente un mes antes de las elecciones ordinarias previstas, casi tres meses después de que el gobierno encabezado por el SMC renunciara en una maniobra táctica después de ver disminuir su apoyo. La supuesta coalición gubernamental de izquierdas, compuesta por el partido centrista SMC liderado por Miro Cerar, los socialdemócratas y el DeSUS orientado a un solo tema (El Partido Demócrata de los pensionistas eslovenos) presidió un período de relativa estabilidad y sólido crecimiento económico. Sin embargo, si bien la perspectiva general del futuro económico del país fue internacionalmente vista como positiva, aún no se ha traducido en salarios más altos o en formas más regulares de empleo, mientras que varias áreas de servicios estatales todavía están sufriendo los efectos de las medidas de austeridad impuestas durante el último gobierno liderado por SDS en 2012. El gobierno de Cerar no hizo mucho para revertir esto, prefiriendo centrarse en la consolidación fiscal. También fue el gobierno quien erigió un alambre de púas en la frontera esloveno-croata.

    La renuncia del gobierno de Cerar se produjo en un período difícil de negociación infructuosa con los sindicatos estatales y varios problemas relacionados con la posible venta de NLB, uno de los bancos públicos más importantes de Eslovenia y la construcción de una nueva vía férrea para el puerto de Koper. dos de los temas más politizados en este momento.

    La derecha

    El SDS (Partido Democrático Esloveno) de Janez Janša fue el primero con casi el 25% (25 diputados) de los votos. El SDS, que ha sido el partido de oposición más grande en la constitución del último gobierno, anteriormente era un partido pro UE de centroderecha hasta que gradualmente desarrolló su propio giro tipo Fidesz, eligiendo adoptar una retórica cada vez más polarizada y centrándose en las supuestas amenazas externas como internas, desde el poder judicial y su vieja estructura comunista de estado hasta la invasión islámica de Europa. El mismo Orban fue invitado al congreso del partido, dándole un apoyo explícito. Se ve claramente que algunos de los medios que controla el partido adoptaron una serie de tácticas que inducen al miedo, incluyendo informes diarios sobre las oleadas de refugiados cada vez más cerca de las fronteras de Eslovenia la semana antes de las elecciones.

    Parece que esta misma retórica fracasó en cierta medida, permitiendo al SNS (Partido Nacional Esloveno) de Zmago Jelinčič, una reliquia populista y nacional-chovinista de los años 90, volver al parlamento (con el 4,17% y 4 diputados) para sorpresa de la mayoría, quitando robando de cierta manera votos que, de otro modo, probablemente hubieran sido votos para el SDS. La presencia de su partido refuerza los elementos xenófobos en el parlamento y, por lo tanto, no es nada agradable, aunque es dudoso que tenga mayores ambiciones políticas en este momento, ya que es ampliamente visto como el proyecto personal de Jelinčič para apropiarse de fondos asignados por el estado para partidos políticos, cuya superación del umbral del 4% fue accidental.

    El partido más explícitamente neoliberal, NSi (Nueva Eslovenia - demócratas cristianos) obtuvo el 7,16% (7 diputados). El número de diputados de estos 3 partidos, que de lo contrario muy probablemente formarían un gobierno dirigido por el SDS, no es suficiente para formar una coalición (sólo tienen 36 de los 46 diputados que se necesitan para obtener una mayoría parlamentaria en el parlamento que tiene un total de 90 escaños).

    El bloque de centro-izquierda

    El segundo partido más votado en las elecciones ha sido el LMŠ (la lista de Marjan Šarec), que es un partido político global cuyas coordenadas políticas son en este punto algo confusas. Ampliamente visto como un candidato anti-Janša, Šarec logró convencer al 12,60% de los votantes (13 diputados) con una retórica de izquierdas y derechas similar a la utilizada por el SMC durante las elecciones anteriores, aunque con un poco menos de éxito, debido a la mayor cantidad de partidos de centro izquierda que lograron ingresar al parlamento (el SD con un 9,93%, el SMC con un 9,75%, el SAB con un 5,11% y el DeSUS con un 4,93%). En el escenario más probable, en el que SDS no logre formar un gobierno de coalición, Šarec será el que intente formarlo. Esto significa que una potencial coalición SMC + SD + SAB + DeSUS necesita otro socio para formar una mayoría parlamentaria. Teniendo en cuenta el rechazo público de la idea de unirse a una coalición liderada por el SDS de la mayoría de estos partidos, quedan tres opciones, si se quieren evitar otras elecciones. Ya sea el NSi, el SNS o Levica. 

    La izquierda

    La noticia más positiva con respecto a las elecciones es el éxito del partido Levica, que logró aumentar su resultado del 5,97% al 9,33%, aumentando el número de parlamentarios de 6 a 9.

    El partido socialista democrático, que logró pasar ciertas medidas (como por ejemplo, la financiación de almuerzos escolares para niños necesitados) de la oposición, probablemente se haya puesto en la posición de factor de cambio para el próximo gobierno. Si bien su programa es el más alejado de los otros partidos en el parlamento, podría negociar el control sobre algunos ministerios en línea con los temas que ha enfatizado durante la campaña electoral. Más fondos estatales para la educación superior y la investigación, el aumento del salario mínimo a 700 €, el salario mínimo obligatorio para los trabajadores estatales del llamado grupo salarial J en el sector público, el aumento de los pagos mínimos de bienestar, sacar fondos de los militares para otros servicios estatales son asuntos donde los otros miembros del potencial gobierno de centro-izquierda podrían ser bastante inflexibles. Sin embargo, un espacio de negociación permanecerá abierto si no se puede formar un gobierno de coalición mayoritario de otra manera.

    Esto le da a Levica un poder sin precedentes en la política eslovena, pero al mismo tiempo es también una responsabilidad sin precedentes. No será tarea fácil negociar con el interés de la corriente política actual. La situación, sin embargo, proporciona tanto miedos como esperanza.

     

     Traducción: José Luis Martínez Rediondo


Related articles

Central and Eastern Europe

Eslovenia

Elections