• Speech
  • After Neoliberalism… What?

  • Por Walden Bello | 15 Apr 21 | Posted under: Covid-19 , Capitalismo Contemporáneo , Estrategias transformadoras
  • Neoliberalism is dying, with the radical left and the far-right as only contenders to bring about another system, says Alternative Nobel Prize winner, sociology professor Walden Bello at the recent climate conference on the context of climate emergency and the crisis of neoliberalism.

    Walden Bello is the co-founder of and current senior analyst at the Bangkok-based NGO Focus on the Global South and the International Adjunct Professor of Sociology at the State University of New York at Binghamton. He received the Right Livelihood Award, also known as the Alternative Nobel Prize, in 2003, and was named Outstanding Public Scholar of the International Studies Association in 2008. The following speech was held on 11 March 2021 at the conference How to Combat Climate Warming - Green Capitalism or system change?  organised by transform!Danmark.

    The Covid-19 pandemic is the second major crisis of globalisation in a decade. The first was the global financial crisis of 2008-2009, from which the global economy took years to reach a semblance of recovery.

    Trillions of dollars of paper wealth went up in smoke during the 2008 crisis, but few cried for the out-of-control financial players who had triggered the crisis. More serious were the impacts on the real economy. Tens of millions of people lost their jobs, with 25 million in China alone in the second half of 2008. Air cargo plunged 20 per cent in one year (which was good for the climate). Global supply chains, many of whose links were in China, were severely disrupted. The Economist lamented that the "integration of the world economy is in retreat on almost every front.

    But contrary to the Economist's fears, and to the dismay of those who had welcomed globalisation's crisis, possible reforms were brushed aside and, after the depths of the recession in 2009, there was a return to business as usual. Though the world entered what orthodox economists called a phase of "secular stagnation" or low growth with continuing high unemployment, export-oriented production via climate-destructive global supply chains and world trade resumed their forward march.  

    Connectivity: the new catch phrase

    Carbon emissions had decelerated in the depths of the crisis, but they now resumed their upward trend.  Air cargo traffic rebounded, and air travel grew even more spectacularly.  After declining by 1.2 per cent in 2009, air travel grew annually by an average of 6.5 per cent between 2010 and 2019.  "Connectivity" in transport, particularly air transport, was supposed to be key to successful globalization.  As the director general of the powerful International Air Transport Association (IATA) put it:

    "Dampening demand for air connectivity risks high quality jobs, and economic activity dependent on global mobility. […] governments must understand that globalization has made our world more socially and economically prosperous.  Inhibiting globalization with protectionism will see opportunities lost."

    China, champions, globalisation and connectivity

    Globalisation may have staged a recovery, albeit fragile, but the financial crisis and the global stagnation that followed cost it dearly in terms of its legitimacy, especially in the United States and Europe, where movements of the right took advantage of the situation to advance economic nationalist agenda. China, meanwhile, took advantage of the West's retreat into economic nationalism and isolationism by promoting itself as the new champion of globalisation. At Davos, in January 2017, President Xi Jin Ping said that "the global economy is the big ocean you cannot escape from" in which China had "learned to swim." He called on world political and corporate leaders to "adapt to and guide globalisation, cushion its negative impacts, and deliver its benefits to all countries and all nations". 

    More than this, Xi offered to back up his words with a trillion dollar mega-programme: the Belt and Road Initiative (BRI) that evoked the fabled "silk routes" through which trade between China and Europe was carried out in early modern times. This ambitious programme consisting of dam-building, road and rail construction, setting up coal plants, and extractive ventures was geared to promote what Beijing called "global connectivity." Originally meant to "link" Asia to Europe, BRI was opened up to every country on earth in 2015, so that there was no longer one belt and one road but multiple routes, including a "polar silk route." 

    While the pro-globalisation claque clapped, others were more sceptical. Some saw the whole thing as simply a way to export the surplus capacity problem dogging Chinese heavy industry by lassoing countries with loans into massive capital-intensive projects.  Focus on the Global South, the organisation to which I belong, described the BRI as

    "an anachronistic transference to the 21st century of the technocratic capitalist, state socialist, and developmentalist mindset that produced the Hoover Dam in the U.S., the massive construction projects in Stalin's Soviet Union, the Three Gorges Dam in China, the Narmada Dam in India, and the Nam Theun 2 Dam in Laos.  These are all testaments to what Arundhati Roy has called modernity's ‘disease of gigantism.'"

    In 2019, before Covid-19 came along, despite a worsening trade war between China and the United States, there still seemed to be no alternative to globalisation.  

    This time is really different

    The 2008 financial crisis failed to put an end to globalisation. Instead, a new phase of globalisation, "connectivity", emerged. That phase has now ended. As countries put up barriers to the travel of people and the transport of goods and global supply chains are either voluntarily or de facto dismantled, the big question is, what will replace globalisation/connectivity as the new "paradigm?" 

    De las crisis no siempre surgen cambios significativos. Es la interacción o sinergia entre dos elementos, uno objetivo, es decir, una crisis sistémica, y otro subjetivo, es decir, la respuesta psicológica de las personas a ella, lo que es decisivo.

     La crisis financiera global de 2008 fue una profunda crisis del capitalismo, pero el elemento subjetivo, la alienación de la gente hacia el sistema aún no había alcanzado una masa crítica. Debido al auge creado por el gasto del consumidor (financiado con deuda durante las dos décadas anteriores) a la gente le sorprendió la crisis, pero no estuvo tan separada del sistema durante la crisis y sus secuelas inmediatas.

    Hoy las cosas son diferentes. El nivel de descontento y alienación con el neoliberalismo ya era muy alto en el Norte global antes de que golpeara el coronavirus, debido a la incapacidad de las élites establecidas para revertir el declive y los niveles de vida y la desigualdad vertiginosa en la triste década que siguió a la crisis financiera. En los EE. UU., el período se resumió en la mente popular como uno en el que las élites priorizaron salvar a los grandes bancos sobre salvar a millones de propietarios en bancarrota y acabar con el desempleo a gran escala, mientras que en gran parte de Europa, especialmente en el sur y este de Europa, la experiencia de la gente en la última década se plasmó en una palabra: austeridad.  

    La pandemia del coronavirus, en definitiva, ha atravesado un sistema económico mundial ya desestabilizado que sufre una profunda crisis de legitimidad.  

    Entonces, el elemento subjetivo necesario para el cambio, la masa crítica psicológica, está ahí. Es un torbellino que espera ser capturado por fuerzas políticas contendientes. La pregunta es quién logrará aprovecharla. El establishment global, por supuesto, intentará recuperar la "vieja normalidad". Pero simplemente hay demasiada ira, demasiado resentimiento, demasiada inseguridad desatada. Y no hay que obligar al genio a volver a meterse en la botella. Aunque en su mayor parte no cumplió con las expectativas, las masivas intervenciones fiscales y monetarias de los estados capitalistas en 2020 y 2021 han enseñado a la gente lo que es posible bajo otro sistema con diferentes prioridades y valores. 

    El neoliberalismo está muriendo; La única pregunta es si su paso será rápido o "lento", como Dani Rodrik lo caracteriza.

    ¿Quién montará el tigre?

    Solo la izquierda y la extrema derecha, en mi opinión, son contendientes serios en esta carrera para lograr otro sistema. Los progresistas han ideado una serie de interesantes ideas y paradigmas desarrollados en las últimas décadas sobre cómo avanzar hacia una transformación verdaderamente sistémica, y estos van más allá del keynesianismo tecnocrático de izquierda identificado con Joseph Stiglitz y Paul Krugman. Entre estas alternativas verdaderamente radicales se encuentran el Green New Deal, el socialismo participativo, el decrecimiento, la desglobalización, el ecofeminismo, la soberanía alimentaria y el "Buen Vivir" o "Vivir bien".

    El problema es que estas estrategias aún no se han traducido en una masa crítica. No tienen tracción en el suelo.

    La explicación habitual es que la gente "no está preparada para ello". Pero probablemente la explicación más significativa sea que la mayoría de la gente todavía asocia estas corrientes dinámicas de la izquierda con el centro-izquierda. Sobre el terreno, donde importa, las masas aún no pueden distinguir estas estrategias y sus defensores de los socialdemócratas en Europa y el Partido Demócrata en los Estados Unidos que estaban implicados en el desacreditado sistema neoliberal al que habían tratado de proporcionar una cara "progresista". Para un gran número de ciudadanos, la cara de la izquierda sigue siendo el Partido Socialdemócrata (SPD) en Alemania, el Partido Socialista en Francia y el Partido Demócrata en los Estados Unidos, y sus antecedentes son poco inspiradores, por decir lo menos.  

    Es un triste legado el ceder a la narrativa neoliberal que debe abandonarse con decisión si los progresistas quieren conectarse y transformarse en una fuerza positiva y liberadora de la ira y el resentimiento masivo que se está desbordando.

     En resumen, el compromiso total del centro-izquierda con el neoliberalismo empañó el espectro progresista en su conjunto, a pesar de que fue desde la izquierda no convencional, no estatal, la que inició la crítica del neoliberalismo y la globalización en las décadas de 1990 y 2000. 

    Ventaja: extrema derecha

    Desafortunadamente, es la extrema derecha la que está mejor posicionada actualmente para aprovechar el descontento global porque incluso antes de la pandemia, los partidos de extrema derecha ya estaban eligiendo de manera oportunista elementos de las posiciones y programas antineoliberales de la izquierda independiente, por ejemplo, la crítica a la globalización, la expansión del "estado de bienestar" y una mayor intervención estatal en la economía, pero colocándolos dentro de un marco de derechas.  

    Europa fue testigo de cómo partidos de derecha radical, entre ellos el Rassemblement National de Marine Le Pen en Francia, el Partido Popular Danés, el Partido de la Libertad de Austria , el Partido Fidesz de Viktor Orbán en Hungría, abandonan, al menos en retórica, partes de los viejos programas neoliberales que abogaban por la liberalización y menos impuestos que habían apoyado y ahora proclamando que estaban a favor del estado del bienestar y de una mayor protección de la economía frente a los compromisos internacionales, pero exclusivamente para el beneficio de las personas con el "color de piel adecuado", la "cultura adecuada", "estirpe étnica, la" religión correcta". Esencialmente, es la vieja fórmula "nacionalsocialista" inclusivista de clase pero excluyente racial y culturalmente. Desafortunadamente, funciona en nuestros tiempos difíciles, como lo demuestra la inesperada serie de éxitos electorales de la extrema derecha que han asaltado a grandes sectores de la base de la clase trabajadora de la socialdemocracia.    

    Y, por supuesto, en lo que respecta al clima, los partidos y regímenes de derecha no prometen nada más que desastres, como demuestra lo que se forjó a nivel mundial con las políticas negacionistas del clima de Donald Trump durante cuatro años. Los partidos europeos de extrema derecha pueden ser un poco más cuidadosos cuando se trata del clima debido a un acuerdo popular más amplio sobre el clima allí, pero pueden estar seguros de que no creen que salvarlo sea una prioridad.

    Dado que Estados Unidos es el mayor problema de la política global, el llamado "líder del mundo libre", permítanme decir algunas palabras sobre los recientes acontecimientos allí ocurridos. El asalto al Capitolio de Estados Unidos hace más de dos meses, el 6 de enero, subraya la enorme amenaza que representa la extrema derecha que ahora domina al Partido Republicano, que solía ser un partido de centro derecha.  

    Lo más sorprendente de estas elecciones es que el 47,2% del electorado votó por Trump a pesar de su terrible mala gestión de la pandemia, sus mentiras, su actitud anticientífica, su división y su flagrante complacencia con los grupos nacionalistas blancos como el Ku. Klux Klan Proud Boys . Más de 11 millones de personas más votaron por Trump en 2020 que en 2016.

    El 57 por ciento de los votantes blancos (56 por ciento mujeres, 58 por ciento hombres) eligieron a Trump. La solidaridad blanca está en ascenso y, más que oposición a los impuestos, oposición al aborto y defensa incondicional del mercado, ahora es la ideología definitoria del Partido Republicano.

    De hecho, incluso antes de Trump, el apoyo al Partido Republicano ya era abrumadoramente blanco.  

    Lo que Trump logró en los últimos años como presidente no fue tanto transformar una arena electoral ya polarizada racialmente como movilizar su base racista y fascista para casi apoderarse del Partido Republicano por completo. Ahí es donde reside ahora el peligro: la movilización neofascista por parte de un partido supremacista blanco de una población blanca que está en relativo declive numérico y enfrenta más fracasos electorales debido a su pérdida de hegemonía demográfica.  

    A pesar de que el poder político en Estados Unidos ha pasado al presidente Joe Biden y al Partido Demócrata, la realidad es que ahora existe en ese país, un estado de guerra civil no declarada, donde el opositor Partido Republicano es ahora el partido de la supremacía blanca. y el Partido Demócrata ahora se considera el partido de la gente de color.

    ¿Los acontecimientos en Estados Unidos presagian el futuro de Europa?  

    ... no descartes a la izquierda

    Sería tonto descartar a la izquierda. La historia tiene un movimiento dialéctico complejo, y a menudo hay acontecimientos inesperados que abren oportunidades para aquellos lo suficientemente audaces como para aprovecharlos, pensar fuera de la zona de comfort y están dispuestos a cabalgar el tigre en su ruta impredecible hacia el poder, de ellos hay muchos en la izquierda, especialmente entre la generación más joven. En este sentido, permítanme terminar recordándonos a todos las inolvidables palabras de Antonio Gramsci: " Pesimismo del intelecto. Optimismo de la voluntad  .

    ¡Muchas gracias!


Related articles