• Resultados de un taller realizado el 29 de mayo de 2017 en el parlamento europeo
  • ¡El acceso a la energía es un derecho social básico! ¿Cómo abolimos la pobreza energética?

  • Por Manuela Kropp | 10 Jul 17 | Posted under: Energía
  • Aproximadamente el 11% de la población en Europa sufren la pobreza energética o se vé actualmente amenazada por ella. La delegación de DIE LINKE, la Fundación Rosa Luxemburgo en Bruselas y transform! europe organizaron un taller sobre pobreza energética.

    Informe de Manuela Kropp, asesora sobre política energética de la diputada Cornelia Ernst (GUE/NGL) en el parlamento europeo

    El aumento de los costes energéticos hace que la pobreza energética sea una preocupación creciente en la Unión Europea, en particular en el contexto de ingresos estables o en declive. Aunque no existe una definición común sobre la pobreza energética, puede definirse de la siguiente manera: La pobreza energética existe cuando una persona no es capaz de calentar o enfriar adecuadamente su hogar a unos costes asequibles. [1]

    Aproximadamente el 11% de la población de la Unión Europea sufre de pobreza energética o está gravemente amenazada por ella (en 2012 ascendía a 54 millones de ciudadanos), el 16% de la población de la UE vive en viviendas húmedas y mal aisladas y el 9% se retrasan con el pago de las facturas de los proveedores de energía. [2] Sin embargo, sólo unos pocos Estados miembros recopilan y publican datos sobre la pobreza energética y los cortes.

    Durante el seminario se invitó a personas de Bulgaria, España, Hungría, Austria y Alemania para debatir qué problemas específicos de pobreza energética existen a nivel nacional, qué medidas deben adoptarse para erradicar la pobreza energética y cómo fortalecer nuestra red a nivel europeo.

    En el taller participaron los siguientes ponentes: Cornelia Ernst (GUE/NGL, parlamento europeo), Martin Schirdewan (Fundación Rosa Luxemburgo Bruselas), Maxime Benatouil (transform! europe), Gabriele Zimmer (GUE/NGL, parlamento europeo), Sian Jones (Red Europea contra la Pobreza) sustituido por Magda Tancau (Red Europea contra la Pobreza), Georgi Medarov (Bulgaria), Attila Vajnai (Partido de los Trabajadores 2006, Hungría), Maria Campuzano (Slianza contra la Pobreza Energética, España), Eric Häublein (Mesa Redonda de Berlín sobre Energía, Alemania), Rie Krabsen (Consultor EBO, Dinamarca), Josh Roberts (REScoop Bruselas), Pablo Sanchez Centellas (EPSU, Bruselas), Jan Laurier (Unión Internacional de Inquilinos), Jean-Claude Simon (transform! europe), Clémence Hutin (Amigos de la Tierra, Bruselas), Genady Kondarev (Amigos de la Tierra, Bulgaria), Karl Vogt-Nielsen (Lista de unidad Roji-Verde, Dinamarca), Caren Lay (DIE LINKE, Alemania), Alejandro Garica (Izquierda Unida, España), Christiane Maringer (KPÖ, Austria), Manuela Kropp (Asesora política, parlamento europeo).

    Biografías de los participantes

    Programa del taller

    Las demandas políticas que cristalizaron en el transcurso del debate:

    1. Necesitamos una definición europea común de la pobreza energética o una obligación de todos los Estados miembros de presentar una definición nacional de la pobreza energética para controlar la incidencia de la pobreza energética en los diferentes Estados miembros.

    2. Los Estados miembros deben recopilar y publicar los datos sobre los cortes.

    3. El acceso a la energía como derecho social básico debe definirse en la legislación europea.

    4. Los precios regulados de la energía deben mantenerse y no deben suprimirse en el curso de la reforma del mercado interior de la electricidad a escala europea.

    5. La legislación europea debe prohibir los cortes del suministro energético.

    6. Una determinada cantidad de energía se tiene que suministrar gratuitamente a los hogares.

    7. Las medidas para mejorar la eficiencia energética de los edificios deben diseñarse de tal manera que los inquilinos no tengan que temer el aumento del alquiler. Los fondos para medidas de eficiencia energética en edificios deben incluir objetivos concretos dedicados a apoyar a los consumidores de bajos ingresos.

    8. Las redes de energía y los servicios públicos de energía tienen que ser re-municipalizados.

    El desafío es poner la cuestión "la pobreza energética" en la agenda política - por ejemplo, la pobreza energética se menciona en la comunicación de la Comisión Europea sobre el pilar europeo de los derechos sociales, pero está claramente clasificada como una cuestión nacional [3]. Además, se establecerá un observatorio europeo de la pobreza energética a finales de 2017, pero aún no está claro cuál es el objetivo de este organismo de vigilancia.

    Lossiguientes Estados miembros se ven particularmente afectados por la pobreza energética: Hungría (7,5%), España (9,2%), Rumania (10,9%), Italia (14,8%), Portugal (19,8%), Grecia (27,0%) y Bulgaria 37,6%). [4]

    Las razones del aumento de la pobreza energética son múltiples: aumento del desempleo, aumento de los costes energéticos, disminución de los ingresos reales, recortes en los servicios sociales. 119 millones de personas viven en la pobreza en la UE, desde 2008 su número ha aumentado en 4,8 millones. Además, el coste del suministro de energía ha aumentado un 70% desde 2004, tras la liberalización de los mercados energéticos. Las personas afectadas por la pobreza energética viven, a menudo, en edificios mal aislados y enfrentan costos más altos para calentar o enfriar sus casas. Pero en lo que respecta a las medidas de eficiencia energética en los edificios, existe el reto de “incentivos divididos”: en 21 Estados miembros, los propietarios pueden transferir los costes de la construcción de las reformas aumentando el alquiler al arrendatario, pero como consecuencia, los inquilinos económicamente más débiles se ven forzados a salir de sus hogares (lo que se denomina "renovación").

    En Bulgaria, por ejemplo, no existe ninguna definición de pobreza energética, si bien el apartado 7 del artículo 3 de la Directiva sobre el mercado interior de la electricidad [5] obliga a los Estados miembros a definir "clientes vulnerables" con vistas a la protección contra la pobreza energética y al aseguramiento de que exista una prohibición de cortes del suministro de energía en momentos críticos (por ejemplo, durante el invierno). En 2013, los aumentos masivos de los precios de la energía provocaron protestas a nivel nacional en Bulgaria, y hoy más de la mitad de los hogares búlgaros tienen problemas para calentar adecuadamente sus hogares. La energía comunitaria podría aliviar la pobreza energética, pero en Bulgaria se necesitan 400 horas de trabajo para hacer frente a la carga burocrática de solicitar la instalación de una central eléctrica renovable lo que evita que las personas se beneficien de la energía renovable en las comunidades.

    La situación en Hungría es también muy problemática. Lo normal ahí es que los hogares gasten más del 20% de sus ingresos en suministros de electricidad y gas. El gobierno derechista de Fidesz ha dejado de publicar datos sobre los cortes, lo que hace más difícil sensibilizar a la opinión pública sobre esta creciente preocupación. Miles de personas mueren cada invierno debido a la falta de suministro de calor. El 70% de la contaminación del aire en invierno es causada por las calefacciones con residuos.

    En España la situación es similar, muchas personas se ven afectadas por la pobreza energética - el 11% de la población. Cada año mueren 7.000 personas debido a la pobreza energética. Aproximadamente 170.000 cortes de suministro anuales se han realizado en los últimos años.

    En Alemania, el precio medio de la electricidad de los hogares se ha duplicado de 14 a casi 30 centavos por kWh entre 2000 y 2017. El número de cortes eléctricos también ha aumentado considerablemente: de 312.000 hogares afectados en 2011 a 359.000 hogares afectados en 2015. Los clientes recibieron miles de amenazas a implementar un corte del suministro. En Alemania, ni el legislador ni las autoridades han establecido una definición de pobreza energética. Sin embargo, por regla general, un hogar se considera como pobre en energía si más del 10 por ciento del ingreso neto del hogar tiene que destinarse al suministro de energía. Requisitos específicos para Alemania: se debe reintroducir la subvención al coste de la calefacción, se deben suprimir las rebajas injustificadas de los costes de la energía para los clientes industriales, reducir el impuesto a la electricidad y vigilar los precios de la electricidad para evitar la arbitrariedad en los precios de la misma.

    En Austria, no hay cifras oficiales de cortes del suministro, pero los datos siguientes pueden recogerse según informes individuales: en noviembre de 2007, 2.000 hogares en Viena carecían de suministro de gas y electricidad. En Linz, en diciembre de 2013, había 3.100 personas sin gas, electricidad o calefacción urbana. Además, hay que contar los hogares que se enfrentan a pagos diferidos a su utilidad.

    Los precios regulados en el sector energético deben mantenerse y no suprimirse en el contexto de la revisión de la Directiva sobre el mercado de la electricidad (incluso aunque la Comisión Europea lo haya solicitado en su propuesta) [6] porque la mejor protección contra los caprichos de la Los mercados volátiles de energía son precios regulados. La subida de los precios de la energía demuestra claramente que la liberalización del mercado de la electricidad hace 20 años fue un error - hay prácticamente un fallo del mercado. El derecho al agua ahora es reconocido en el debate público, pero esto no vale para el derecho a la energía. Debe quedar claro que la energía es también un bien público, no una mercancía y que el acceso a este bien es un derecho social básico [7].

    El Partido Comunista de Austria (KPÖ) ha desarrollado un concepto para un suministro de energía gratuito para todos los hogares (Energiegrundsicherung EGS). La idea básica es que todos los hogares reciban una cuota definida de electricidad y calor de forma gratuita. El punto de partida para esta referencia básica es el consumo medio de un hogar de dos personas, que se mide por la Cámara de Trabajo de Viena con una superficie habitable de 60m2 con 2.200 kWh de electricidad y 800 metros cúbicos de gas. El precio del consumo que excede la tasa de racionamiento es progresivo, con el fin de reducir el consumo excesivo de energía. El suministro de energía básica es financiado por los beneficios de los servicios públicos, así como por la tarifa más alta para el consumo adicional.

    Una forma de combatir la pobreza energética es la re-municipalización de las redes y de las empresas de suministro de energía. El proyecto de ley para el establecimiento de una empresa municipal de servicios públicos y una compañía de redes, presentado por la Berliner Energietisch (Mesa de Energía de Berlín), apuntaba al triángulo de un suministro energético democrático, ecológico y social. Las empresas municipales permiten la participación de los ciudadanos, un suministro ecológico de energía renovable y un suministro de energía asequible para todos, mientras que los beneficios permanecen en el municipio y se pueden gastar en medidas sociales sobre el terreno. Sin embargo, no se asegura que un proveedor de energía en manos municipales también proporcione una fuente de alimentación para todos. Por lo tanto, las siguientes medidas deben tomarse a nivel federal: introducir la prohibición de cortes del suministro a nivel federal, la estipulación legal del derecho a la energía, la introducción de asesoramiento de deuda para las personas que están amenazadas por los cortes de electricidad y gas, asesoramiento sobre el pago a plazos e introducción de tarifas sociales.

    El ejemplo de Dinamarca sobre las cooperativas energéticas en el sector de la calefacción urbana muestra que la reducción de los precios para los ciudadanos podría lograrse.

    La renovación energética de edificios no es un problema técnico sino político y ofrece la oportunidad de erradicar la pobreza energética, ya que el 75% de los edificios de la UE son ineficientes energéticamente, y producen un total del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE. El financiamiento de la renovación energética de los edificios es un aspecto crucial y es el obstáculo más importante si no se hace. Aquí nos enfrentamos al problema de los "incentivos divididos" - el dueño de la casa tendría que pagar por la renovación del edificio, por lo que los inquilinos se beneficiarán de los ahorros de costes. Pero sólo teóricamente, porque en muchos Estados miembros los costes de la reforma se transmiten a los inquilinos a través de un aumento del alquiler - hay una amenaza de "gentrificación verde". Las opciones políticas son: arrendamientos "verdes", por eso se necesita un acuerdo entre arrendatarios y propietarios para compartir los costes de la renovación de edificios energéticos. A nivel de la UE, necesitamos una legislación ambiciosa en materia de eficiencia energética como parte de la revisión de la Directiva sobre eficiencia energética, que contiene normas para combatir la pobreza energética. El acceso a la financiación debe facilitarse a los hogares afectados por la pobreza energética: 18 000 millones de euros ya están asignados en el presupuesto europeo a las medidas de eficiencia energética, pero esto no es suficiente y debería aumentarse significativamente. El 80% de los proyectos financiados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) en el sector de la eficiencia energética se sitúan en Francia, Finlandia y Alemania. Los Estados miembros de Europa central y oriental no reciben financiación del BEI en este ámbito, aunque se ven afectados gravemente por la pobreza energética. Aunque la financiación del BEI para medidas de eficiencia energética ha aumentado de 2 000 millones de euros en 2013 a 3.400 millones de euros, es necesario suprimir el desequilibrio geográfico.

    La alianza rojo-verde de Dinamarca desarrolló un programa de renovación urbana, que se desarrolló en cooperación con los representantes nacionales de los inquilinos en 2014. Se basa en un acuerdo entre propietarios e inquilinos, mediante el cual el propietario tiene que reducir parte del aumento de la renta después de una renovación energética del edificio (como compensación por el mal estado del edificio, de la que es responsable).

    Abordar la pobreza energética requiere transformar nuestros sistemas energéticos. El aumento de la eficiencia energética, a través de los esfuerzos de renovación masiva en toda Europa, y el cambio a la producción de energía renovable de propiedad de los ciudadanos y la comunidad tienen un papel clave que desempeñar en el objetivo de reducir la pobreza energética. Las políticas de la UE deben garantizar que las personas, en particular los hogares de bajos ingresos, puedan formar parte de la transición y beneficiarse de ella y que no se dejen de lado. Todos los ciudadanos deben tener acceso a energía asequible y renovable y viviendas eficientes energéticamente.

    Notas

    [1] Definición por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza, la pobreza energética se da cuando una persona no es capaz de calentar o suministrar su hogar a un nivel aceptable y a un coste asequible. (Presentación durante el taller del 29 de mayo de 2017

    [2] Greens/EFA, Tamas Meszerics, Handbook Energy Poverty, 2016, S.22

    [3] https://ec.europa.eu/commission/publications/commission-recommendation-establishing-european-pillar-social-rights_de

    [4] Leaflet European Public Service Union (EPSU), European Anti-Poverty Network (EAPN), ¡Derecho a la energía para todos los europeos! http://www.eapn.eu/wp-content/uploads/2017/05/EAPN-2017-EAPN-EPSU-energypoverty-leaflet-1138.pdf

    [5] http://eur-lex.europa.eu/legal-content/EN/TXT/HTML/?uri=CELEX:32009L0072&from=EN

    [6] http://ec.europa.eu/energy/sites/ener/files/documents/1_en_act_part1_v7_864.pdf, p. 5

    [7] Leaflet European Public Service Union (EPSU), European Anti-Poverty Network (EAPN), ¡Derecho a la energía para todos los europeos! http://www.eapn.eu/wp-content/uploads/2017/05/EAPN-2017-EAPN-EPSU-energypoverty-leaflet-1138.pdf


    Descargas

     

     Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles

Energía