• Elecciones municipales en Italia
  • El abstencionismo, el gran ganador

  • Por Roberto Morea | 05 Jul 17 | Posted under: Italy , Elections
  • Para la izquierda, los resultados de las elecciones locales de junio muestran que las listas independientes, con propuestas más radicales, pueden tener buenos resultados. Es decir, los resultados ponen de manifiesto la oportunidad de llenar un espacio dejado tanto por el declive del PD como por la falta de atractivo del Movimiento Cinco Estrellas

    Uno de los resultados más notables, sin embargo, es el regreso de Berlusconi y su peso político.

    En las recientes elecciones municipales, la gran mayoría de las ciudades tuvo que realizar una segunda ronda de votaciones. Los alcaldes no pudieron obtener la mayoría absoluta necesaria para ser elegidos después de la primera ronda. La participación en las urnas se situó en el 58% de los 9 millones de votantes registrados durante la primera ronda y el 46% en la segunda ronda.

    Es una cifra que sigue bajando en comparación con el 66% en las elecciones municipales de 2012. Como siempre, estas elecciones dependen de una relación directa entre los candidatos y los votantes. Dado que dependen menos de las propuestas políticas nacionales, tienen un bajo impacto mediático.

    Cambiar la actitud pública

    El resultado político más relevante que emergió involucró al M5S (Movimiento Cinco Estrellas). A escala nacional hasta hoy arriba, el partido ha sido golpeado drásticamente a nivel local.

    En muchos casos, la lista del líder del partido Beppe Grillo obtuvo resultados de alrededor del 5 o 6%. Hubo un resultado significativo en Parma, donde el alcalde saliente había sido el primer alcalde electo de la M5S. Expulsado casi inmediatamente después de su elección, dirigió una lista cívica independiente en estas elecciones y salió vencedor en la segunda vuelta contra el candidato de centroizquierda. El otro resultado significativo se produjo en Génova, donde la selección del candidato a alcalde se había hecho a través de un clic en una votación en línea. Esta elección fue derrocada directamente por Beppe Grillo, que fue con otro candidato en su lugar. Fue un incidente que costó al Movimiento Cinco Estrellas al menos una parte de la confianza de los votantes. Una segunda vuelta entre el centro-derecha y el centro-izquierda resultó en la victoria para el centroderecha, tras un período histórico de liderazgo de izquierda para la ciudad. En términos más amplios se puede sentir una cierta falta de confianza hacia el M5S. Esto también viene a la luz de los resultados de sus experiencias administrativas en varias regiones.

    Derrota del Partido Democrático

    Al PD (Partido Demócrata) no le ha ido mejor ya que perdió en la mayoría de los casos. En la primera ronda, se eligieron 29 alcaldes y fueron a la segunda ronda en 87 ciudades. Pero, en la gran mayoría de los casos, perdió dramáticamente en contra de candidatos de centro-derecha, como en Génova, Piacenza y L'Aquila, o contra los pocos candidatos de cinco estrellas, como en Carrara y Guidonia. Para Matteo Renzi, estas elecciones ciertamente no representan una victoria, también porque en muchos casos el PD tuvo que presentarse como parte de una coalición con listas cívicas independientes o de izquierdas en contra de su liderazgo para poder ganar. El caso más claro se dio en Palermo, donde el PD formaba parte de una coalición que apoyaba a la ex alcaldesa Leoluca Orlando (una candidata independiente conocida que gobernó Palermo durante muchos años) y obtuvo un consenso abrumador.

    La derrota del PD ha causado una confrontación dentro del propio partido. Incluso representantes importantes están comenzando a considerar coaliciones potenciales, poniendo en entredicho el liderazgo del secretario del Partido y su candidatura para primer ministro. Las maniobras de la izquierda para ofrecer una alternativa al PD comenzaron el 1 de julio con el ex alcalde de Milán, la propuesta de Giuliano Pisapia de allanar el camino para los progresistas. Los ex-miembros del PD, como los ex secretarios del partido, Pier Luigi Bersani y D'Alema, lo buscan para actuar conjuntamente.

    La derecha crece

    A la derecha, las dos fuerzas de los partidarios de Lega (Liga Norte) y de Berlusconi celebran sus éxitos. Berlusconi, por su parte, se está distanciando de las teorías post-electorales de un acuerdo con Renzi. Tal vez un movimiento táctico temporal, pero los resultados favorecen a una coalición de la derecha. Dicho esto, en muchos frentes, las dos fuerzas están profundamente divididas en sus principios fundamentales. Uno de los resultados más notables, sin embargo, es el regreso de Berlusconi y su peso político.

    Inestabilididad e incertidumbre futura

    Todo esto, mientras que el debate sobre la nueva ley electoral (la legislación actual ha sido declarada anti-constitucional en algunos aspectos) ha sido pospuesto hasta septiembre, otorgando a los italianos un verano de incertidumbre e inestabilidad.

    A la izquierda, los resultados muestran que las listas cívicas independientes, en las que se hacen propuestas más radicales, pueden tener resultados gratificantes como en Padua. De manera más general, los resultados ponen de manifiesto la oportunidad de llenar un espacio dejado tanto por el declive del PD como por la falta de atracción del Movimiento Cinco Estrellas.

    A este respecto, el llamamiento de dos figuras prominentes en la campaña del referéndum, Anna Falcone y Tomaso Montanari, para reunir a los comités y fuerzas políticas que lo apoyaron, dio lugar a un éxito considerable. Una asamblea celebrada el 18 de junio inició un proceso que, al parecer, podría abrir el camino a una izquierda independiente, distanciándose del centro-izquierda, en las elecciones nacionales. El espacio político es claro, está representado principalmente en forma de un abstencionismo generalizado, que sigue siendo el ‘partido’ más grande de Italia.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles