• Análisis
  • Una política exterior y de seguridad "impulsada por valores"

  • Por Cornelia Hildebrandt | 14 Feb 22 | Posted under: Alemania
  • Cornelia Hildebrandt analiza el enfoque de la política exterior y de paz del nuevo gobierno alemán en el acuerdo de coalición.

    Durante los últimos 16 años, la política exterior alemana ha estado marcada por la continuidad y por el peso político de Angela Merkel. La cultura de la desescalada característica del diálogo político de Merkel se consideraba un ancla fiable. Ahora, por primera vez, una coalición de tres partidos está al mando: el SPD (Partido Socialdemócrata), que nombró a la Canciller Federal; el FDP (Partido Democrático Libre), que marcó el tono; y los Verdes, que nombraron a la ambiciosa Secretaria de Asuntos Exteriores Annalena Baerbock. Baerbock oscila entre una política exterior y de seguridad impulsada por valores y normas y el necesario diálogo climático. Pero, ¿qué significa esto?

    La continuidad de la política exterior alemana

    Alemania no abandonará el camino trillado de su política exterior y de seguridad. Parte de ello es su compromiso con la OTAN y su "asociación transatlántica" con EE.UU. -un pilar de la política exterior alemana-, así como su compromiso con la OSCE, el Consejo de Europa y la ONU. En todos ellos, Alemania se percibe a sí misma como un "socio fiable": cuando las circunstancias lo requieran, participará en operaciones militares en el extranjero, en las que sólo se emplearán drones armados de acuerdo con las disposiciones del derecho internacional. Al igual que durante el anterior gobierno, los objetivos y características de la política exterior y de seguridad alemana siguen siendo contradictorios y abarcan la "disuasión creíble", el control de armas y el desarme, así como los intentos de crear un mundo libre de armas nucleares.

    En 2018, la CDU y el SPD acordaron una política restrictiva para las exportaciones de armas. El grado de ineficacia política de esta política quedó demostrado durante los últimos días de la antigua coalición, cuando se autorizaron 2021 exportaciones de armas por un total de 9.000 millones de euros, de los cuales 4.300 millones de euros se destinaron únicamente a Egipto. El lema "política exterior de un solo molde", incluyendo la política de desarrollo y de derechos humanos, tampoco es nada nuevo. Sin embargo, cabe señalar que las definiciones se han difuminado. A sugerencia del FDP, en el espíritu de un enfoque integrado e inclusivo, debe invertirse el 3% del PIB en la acción internacional, la diplomacia y la política de desarrollo, y deben cumplirse los compromisos del país en la OTAN.

    ¿Qué hay de nuevo?

    1. El papel de Alemania: ¿líder de un mundo libre?

    En 2013, en la Conferencia de Seguridad de Múnich, el entonces presidente federal Joachim Gauck abogó por el fin de la política de contención militar de Alemania, a la luz del poder económico globalizado del país. En el acuerdo de coalición de 2018, se reflexionó sobre el "nuevo papel de Alemania" y se integró en la política europea.

    Pero en 2021 no se trata solo de integración, sino de liderazgo:

    "Entendemos la responsabilidad global que tiene Alemania como cuarta economía del mundo. Asumimos esta responsabilidad y reforzaremos las asociaciones existentes y lanzaremos otras nuevas en el marco de nuestra política exterior, de seguridad y de desarrollo, y defenderemos nuestros valores en materia de libertad, democracia y derechos humanos."

    Ergo, el poder económico global establece una responsabilidad global. Hay algunas referencias (menores) a la historia alemana que se encuentran en diferentes lugares del acuerdo de coalición, pero no al formular los objetivos de la política exterior alemana.

    2. Solidaridad o confrontación: intervención activa en lugar de adoptar un papel de apoyo como facilitador:

    Las referencias a los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho también han formado parte de muchos acuerdos de coalición en el pasado. A la luz de las cuestiones ecológicas y el cambio climático, se ha añadido ahora la cuestión de la sostenibilidad de forma muy amplia. Sin embargo, no es la cuestión climática la que domina las cuestiones de política exterior y de seguridad, sino una política exterior y de seguridad "impulsada por valores", sobre la base del Estado de Derecho y los derechos humanos, especialmente frente a los Estados autoritarios, como instrumentos relevantes del conflicto. Por ello, se hace una diferenciación en la cooperación multilateral entre los Estados "que comparten nuestros valores democráticos" y los Estados con gobiernos autoritarios como Rusia o China. Alemania quiere entrar en disputa con esta última categoría de países porque considera que son una fuente de "rivalidad entre sistemas", pero también son necesarios para afrontar los problemas ecológicos.

    3. Una perspectiva cambiante sobre Rusia

    Por un lado, el nuevo gobierno subraya la importancia de Rusia como actor internacional y la relevancia de tener una relación sustancial y estable con el país. Por otro lado, Alemania sólo está dispuesta a entablar un diálogo con Rusia según su propia interpretación del derecho internacional, los derechos humanos, el orden de paz europeo y los intereses y "preocupaciones, en particular, de nuestros países socios de Europa Central y Oriental". Los países de Europa Central y del Este perciben a Rusia como una amenaza de forma individual, un hecho que Alemania no quiere ignorar; en caso de emergencia, el gobierno está dispuesto a poner los asuntos en manos de su defensa nacional y de la defensa de la alianza. De ahí que sea necesario mantener un potencial disuasorio creíble con esfuerzos simultáneos de diálogo. La coalición pide "el fin inmediato de los intentos desestabilizadores contra Ucrania, la violencia en el este de Ucrania y la anexión de Crimea, que viola el derecho internacional".

    Desde la perspectiva de la izquierda, la anexión de Crimea por parte de Rusia constituye una violación del derecho internacional y, por tanto, merece ser condenada, así como la ampliación de la OTAN hacia el este. Además, al desplegar más de 100.000 soldados y armamento a lo largo de la frontera ucraniana, Rusia está jugando claramente con el fuego de la guerra.

    Sin embargo, hay un aspecto que no se tiene en cuenta en la posición exterior del Gobierno Federal, y la actitud de Rusia lo demuestra claramente: los conflictos deben verse dentro de sus contextos históricos y de cómo se han desarrollado en los últimos 30 años, ergo, la comprensión de la política como un proceso de acciones y reacciones propias, teniendo en cuenta los intereses de todas las partes implicadas. El hecho es que con la sistemática ampliación de la OTAN hacia el este -Bosnia y Herzegovina y Serbia están entre los países candidatos, y Georgia y Ucrania también han expresaron su deseo de ingresar en la OTAN- los intereses de seguridad de Rusia también se ven afectados. Esto debe desempeñar un papel a la hora de analizar las opciones de acción de todas las partes implicadas.

    Si no se tienen en cuenta estos contextos y opciones de acción, este tipo de comportamiento político también presiona para la guerra.

    4. La soberanía estratégica de la Unión Europea

    En este capítulo se aborda la capacidad de Alemania para actuar de forma independiente en los ámbitos del suministro energético, la sanidad, la importación de productos primarios, la tecnología y la seguridad de las infraestructuras críticas. La Unión Europea debe evolucionar para ser capaz de actuar a nivel mundial, no sólo política y económicamente, sino también en términos de acción militar. Esto significa, sin embargo, convertir la UE en un "Estado Federal de Europa", si es necesario cambiando los tratados e iniciando una "convención constituyente". Esto representa un país "que se organiza de forma descentralizada, según los principios de subsidiariedad y proporcionalidad y se basa en la Carta de los Derechos Fundamentales". En este sentido, la coalición formula una serie de sub-objetivos -que se contradicen parcialmente- como el fortalecimiento del Parlamento, por ejemplo, en el ámbito del derecho de iniciativa y la primacía del método comunitario, así como la introducción de más posibilidades de voto por mayoría, un sistema de voto europeo unificado con listas transnacionales (en parte) y un sistema que garantice que sólo los principales candidatos de los partidos puedan ser elegidos para los altos cargos de la UE. La coalición también planea seguir desarrollando los instrumentos que salvaguardan el Estado de Derecho, reforzar el Tribunal de Justicia Europeo, introducir un "Ministerio de Asuntos Exteriores de la UE", mejorar la colaboración de los ejércitos nacionales de los Estados miembros de la UE que estén dispuestos a integrarse y establecer cuarteles civiles-militares, y seguir desarrollando Frontex como agencia de gestión de fronteras de la UE. La UE debería entrar en la batalla contra el cambio climático en el marco del "European Green Deal" a través de las inversiones que forman parte del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

    Contradicciones y lagunas

    En primer lugar, hay que distinguir entre meras cartas de intención y planes formulados en términos claros. Entre estos últimos se encuentran el rechazo a los sistemas de armas autónomas letales y su prohibición internacional, un reglamento de la UE sobre la exportación de armas y una ley nacional de control de armas, así como el rechazo de los permisos de exportación de armas "a los Estados que se demuestre que están directamente implicados en la guerra de Yemen". Además, el gobierno alemán pretende abogar por la aplicación de una prohibición de las armas biológicas y químicas, por el uso pacífico del espacio, por iniciativas oportunas en los desarrollos de la tecnología armamentística como los ámbitos de la bioingeniería, el hipersonido o la inteligencia artificial, y promoverá un mayor desarrollo del derecho internacional humanitario.

    El objetivo de la política exterior alemana es crear un mundo -y una Alemania- libre de armas nucleares. Para lograrlo, Alemania quiere desempeñar un papel de liderazgo en el fortalecimiento de las iniciativas internacionales de desarme y de los regímenes de no proliferación y luchar para que la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de 2022 se convierta en un impulso para el desarme. Esto incluye el apoyo a un nuevo acuerdo START entre Estados Unidos y Rusia para reducir las armas nucleares estratégicas. Al mismo tiempo, el nuevo gobierno alemán también se niega a adherirse a la Convención de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares y quiere mantener los acuerdos de "reparto nuclear" de la OTAN. Una parte de esto es la adquisición de un sucesor para el sistema del avión de combate Tornado, un proceso de adquisición y certificación que debe ser supervisado objetivamente con vistas al papel de Alemania en los acuerdos de reparto nuclear de la OTAN.

    Cuando se comparan los programas electorales individuales de los tres partidos con las declaraciones del acuerdo de coalición, se pueden encontrar las huellas individuales de los tres partidos. Todos comparten el compromiso con una política exterior y de seguridad "impulsada por valores" y "relaciones estrechas" con Estados "que comparten nuestros valores democráticos" y la definición de "Estados autoritarios" como Rusia o China que, según la coalición, suponen una amenaza creciente y pueden considerarse "rivales sistémicos". Sin embargo, el llamamiento a salvaguardar valores como los derechos humanos pronto se vuelve menos tangible cuando se habla de las fronteras exteriores de la UE o de la población de Afganistán y Arabia Saudí.

    Resulta sorprendente ver la importancia subordinada de la cuestión climática en el enfoque de la política exterior y de seguridad. La formación de asociaciones internacionales sobre el clima, un club internacional abierto sobre el clima, el New Green Deal a nivel europeo y la referencia a la necesaria cooperación mundial sobre el clima también con Rusia y China no hacen justicia a los desafíos actuales. La actual política exterior y de seguridad de Alemania también se abstiene de abordar las nuevas dimensiones de conflictos que ya están surgiendo, como el número cada vez mayor de personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares debido a las consecuencias de la catástrofe climática o la lucha por el acceso al agua potable.


Related articles