• Minoría rusa en Estonia
  • 26 años de apartheid y discriminación étnica

  • Por Dmitri Suhoroslov | 25 Jan 18 | Posted under: Baltic States , Europa Central y del Este , Estonia
  • Con la proclamación de la independencia por parte de Estonia en 1991, la élite política de Estonia tomó medidas para evitar que la minoría nacional rusa gobernara el país, privando a los rusos de sus derechos políticos y civiles. La Izquierda de Estonia necesita el apoyo de la izquierda europea en su lucha por la igualdad y los derechos humanos.

    Los partidos nacionalistas que tomaron el control del estado aprobaron una ley sobre la ciudadanía, que esencialmente privó a los rusos (a diferencia de los estonios) del derecho incondicional a la ciudadanía. Esto, a su vez, limitó su papel en la adopción de leyes fundamentales. Durante décadas, la minoría nacional rusa no pudo influir en las leyes que se adoptaron ni defender sus intereses en el campo legal y político. Durante este período, hubo una privación masiva única y sin precedentes de los derechos civiles y políticos de un grupo de la población. Constituía aproximadamente el 32% de la población del país (aproximadamente 500,000 personas en ese momento, en su mayoría rusos).

    El idioma ruso fue abolido como idioma oficial y no recibió ningún otro estatus a cambio, a pesar de que más de un tercio de la población considera que es su lengua materna. La preservación de la nación estonia (incluso en detrimento de otras personas que viven en el país) se escribió en la Constitución como uno de los principales objetivos del estado. Esto creó la base legal para la llamada superioridad étnica de los estonios sobre otras personas que viven en el país (principalmente ruso).

    A comienzos del siglo XXI, se tomaron varias decisiones políticas para transferir convertir las escuelas de habla rusa en escuelas en estonio. La minoría nacional rusa tomó esta política como un ataque a sus derechos constitucionales, ignorando los derechos de los padres a elegir el idioma de la educación y, lo que es más importante, ignorando los derechos básicos de los niños a preservar su identidad nacional. No hubo diálogo con los representantes de las minorías rusas sobre este asunto (que es de vital importancia para la minoría rusa). Las apelaciones para la preservación de algunas escuelas secundarias rusas, de acuerdo con la ley (¡4 apelaciones ya han sido enviadas!), aún no han obtenido el apoyo del gobierno.

    Como Estonia estaba gobernada principalmente por partidos nacionalistas de derecha y de la derecha tradicional, el lenguaje del odio étnico, la intolerancia y la superioridad étnica prevaleció sobre la minoría rusa. Los rusos no son percibidos como parte de aquellos que tienen el derecho de gobernar el país, sino como un grupo de personas extranjeras que solo deben cumplir con las órdenes y demandas del aparato estatal. Esta situación se debe al hecho de que casi 2 de cada 3 rusos (y esto es aproximadamente el 20% de la población) todavía no tienen la ciudadanía estonia y, por lo tanto, no pueden participar en las elecciones parlamentarias. Algunos de ellos se vieron obligados a tomar la ciudadanía rusa debido a las elevadas tasas para obtener la ciudadanía estonia. Una proporción considerable de rusos (actualmente alrededor del 6% de la población total del país) se han mantenido apátridas; tienen pasaportes "alienígenas".

    Se ha construido un extraño régimen de apartheid en el país, donde una parte importante de la población se ve privada de los derechos civiles y políticos por motivos étnicos. Incluso aquellos rusos que han adquirido la ciudadanía tienen muchas menos probabilidades de obtener un trabajo bien remunerado. Por ejemplo, las personas de etnia rusa sólo representan alrededor del 3% de los funcionarios. El nivel de pobreza y desempleo entre los rusos es significativamente más alto que el de los estonios (especialmente en el período de recesión económica). Un régimen etnocrático similar se estableció en Letonia.

    Es ingenuo creer que Estonia puede resolver estos problemas en un corto espacio de tiempo. En el transcurso de 26 años de independencia, esto no se ha hecho. Las realidades son tales que, sin la presión externa de la Unión Europea y de toda la comunidad internacional, los problemas antes mencionados no se resolverán. Nuestro partido (Partido Izquierda Unida de Estonia) presta gran atención a este problema. Abogamos por el respeto de los derechos civiles y políticos, por la igualdad en esta esfera y por la ausencia de xenofobia en nuestro país. Esperamos recibir el apoyo de todo el movimiento de izquierda y, en particular, de la izquierda europea (de la que formamos parte) en nuestra lucha por la igualdad y los derechos humanos.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles